º
 

​Últimas Entradas

El Estrés Digital

Todos hacemos uso de las tecnologías la mayor parte del día, bien para revisar nuestro correo electrónico, compartir alguna foto o recuerdo, conocer las últimas noticias y tendencias, y en últimas fechas aprender y trabajar (si es que no lo hacías ya desde hace tiempo). Pero no se si te ha pasado, que en ocasiones quisieras desconectarte de las redes y darte un respiro, o que simplemente el escuchar que llega una notificación a tu celular te causa cierta ansiedad. De ser así, probablemente estás padeciendo lo que se conoce como: Estrés Digital.


El estrés es un estado psicológico y fisiológico que nos pone en un estado de alerta, se da de forma natural y prepara a quien lo padece para “huir” o “atacar”, sin embargo cuando se presenta de forma crónica puede ser bastante dañino para la salud. Los eventos vitales inesperados, las preocupaciones, la rutina y las actividades que realizamos en el día a día, nos estresan sin darnos cuenta.


En el caso del estrés digital, consiste en el estrés relacionado con los medios de comunicación, dispositivos tecnológicos y sobre todo, las redes sociales. Al igual que otros tipos de estrés, el digital puede tener consecuencias perjudiciales para la salud. Además de las comunes a cualquier tipo de estrés, el estrés digital puede tener consecuencias específicas concretamente en el cerebro, debido al desarrollo de tareas múltiples.


Es decir, el uso de la tecnología digital permite, y en ocasiones nos fuerza, a realizar varias tareas a la vez y estar al pendiente de distintos tipos de información, lo que a la larga nos puede “pasar factura”.


¿Qué es el Estrés Digital?

El estrés digital es el aumento de los niveles de estrés causados por los medios de comunicación, dispositivos electrónicos y el uso de redes sociales. Para ponerlo en contexto, en 1960 las personas pasaban 5 horas diarias en los medios de comunicación (televisión, radio, periódicos, etc.), en el año 2011 le dedicaban el doble de tiempo (10 horas) y en 2014, la cifra paso a más de 12 horas diarias (promedio de consumo).


Además, las personas visitan un promedio de más de 40 páginas web al día, y cambian de una actividad a otra aproximadamente 36 veces por hora, es decir realizan una actividad más de una vez cada dos minutos.


De acuerdo a estudios publicados, el cerebro solo puede realizar dos tareas diferentes al mismo tiempo. Cuando lo hacemos, la corteza prefrontal de nuestro cerebro se divide para cada una de las actividades (de forma metafórica). Al realizar una tercera actividad, el cerebro ya no tiene capacidad para rendir correctamente. Lo anterior causa una sobrecarga de información producida por realizar muchas tareas al mismo tiempo, el famoso “multitasking”.


¿Cómo Afecta Este Tipo de Estrés?

El estrés digital afecta cuando durante el día el cerebro se encuentra realizando dos tareas al mismo tiempo continuamente y para hacerlo ocupa la corteza prefrontal, que es la encargada de realizar múltiples tareas a la vez, la cual se encuentra realizando un esfuerzo constante y de manera que, si deseas hacer una tercera actividad, la capacidad de desempeño disminuye significativamente porque excede la capacidad del cerebro para realizar múltiples tareas a la vez.


También disminuye la capacidad de concentración y de retención de información. De la misma manera, el estar recibiendo una cantidad masiva de información a lo largo del día es dañino, por ejemplo, en redes sociales, el recibir correos electrónicos continuamente, recibir mensajes de texto, noticias, etc., a esto se le suma el estado de alerta constante, resultando en estrés.


¿Cuales son los principales Síntomas?

Entre los principales síntomas que presenta alguien con estrés digital se encuentran los siguientes:

  • Nomfobia. Es como se ha denominado al miedo irracional a estar sin teléfono o a no poder utilizarlo. Aunque se sienta la necesidad de desconectar, estar desconectados acaba generando miedo e inseguridad por no poder estar disponible o bien, por no poder mantenerse al tanto en redes.

  • Conductas de comprobación. La necesidad de consultar si hay algún asunto pendiente. Por ejemplo saber si nos llego algún correo electrónico, algún mensaje o consultar el feed de nuestra red social favorita.

Un ejemplo para identificar el estrés digital es cuando vas manejando y recibes una notificación de alguna red social o aplicación y sientes la necesidad de llegar rápido al próximo semáforo para poder responder, o inclusive respondes en ese mismo momento aunque vayas conduciendo. O bien, sientes ansiedad hasta llegar al lugar destino y revisar qué hay de nuevo en el celular, así como responder mensajes o llamas que no pudiste responder en el camino.

Mientras está la necesidad por estar conectados, se siente la necesidad por desconectar. Estas conductas de búsqueda y de alerta por si recibimos algo, puede llevar a síntomas físicos como dolores de cabeza, problemas de sueño o falta de concentración.


¿Cómo Desconectarnos?

En México el promedio de conexión a internet por persona es de 5 horas y 36 minutos diarios, lo que representa demasiado tiempo considerando el esfuerzo que realiza nuestro cerebro para poder registrar la inmensa cantidad de información proveniente tanto del mundo virtual como del físico.


Por lo anterior, existen algunas recomendaciones para poder detener el estrés digital, que si se implementan poco a poco, pueden llegar a formar un hábito, y restringen los períodos de tiempo en los cuales una persona se encuentra conectada en el día, lo cual reduce directamente los niveles de estrés y ansiedad.


  • No publiques en redes sociales cada detalle de lo que acontece en tu día a día. Aunque es divertido hacerlo en ocasiones, no debe ser algo que interrumpa tus actividades diarias.

  • Guarda o descarga la Información. Si ves algún artículo interesante, guárdalo para que puedas leerlo después en algún tiempo libre y no interrúmpelas las actividades que estás realizando.

  • Evita redes sociales, aplicaciones y responder mensajes en horas de trabajo. Es importante tomarse un tiempo, despejarse y socializar, pero hacerlo en horas de trabajo puede ralentizar tus actividades, elige una hora determinada del día para hacerlo.

  • Organiza tus actividades en la web. Si es necesario revisar y enviar correos, designa un tiempo determinado para hacerlo y no revisarlo continuamente.

  • No contestar los mensajes al momento. Si estás ocupado debes respetar tu tiempo y responder hasta que termines tu actividad.

Detox Digital

Lo mejor es tomarte un tiempo para ti, desconectarte por completo de la tecnología y aprovechar ese tiempo en hacer cosas que te resulten placenteras, relajantes y estimulantes. Te invito a que un sábado o domingo, apagues tus aparatos electrónicos por unos 15 minutos. Aunque puede parecer poco tiempo, tu cerebro te estará muy agradecido.


También puedes aplicar algunas “reglas” en tu casa que te ayuden a reducir el estrés y mejorar la calidad de tus momentos. Por ejemplo, la regla de: Nadie puede traer el celular a la mesa, el celular se dejará apagado (o en silencio), en una charola en la sala. Con esto, poco a poco verás como tus comidas se vuelven más amenas, la charla comienza a fluir mejor y por qué no, hasta se resuelve uno que otro mal entendido (o se evita).

Vivimos en un mundo de inmediatez, rodeados por la tecnología y muchas veces, consumidos por lo que ésta nos presenta, te invito a que te des un respiro de vez en cuando, te invito a que te desconectes del mundo digital por unos minutos y te relajes en el mundo real.


320 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo