º
 

​Últimas Entradas

Psicología Positiva; Qué es y cómo Puede Ayudar a Llevar una Vida Mejor

La psicología positiva es el estudio científico de como favorecer las fortalezas y virtudes del carácter del ser humano, como el optimismo, la alegría, la inspiración, la motivación y el sentido del humor, entre otras, para poder desarrollar y potenciar una actitud positiva con el fin de vivir una vida plena, fluida y como prevención de enfermedades que afectan la salud mental.


Estudia el funcionamiento humano positivo y el florecimiento en múltiples niveles que incluye las dimensiones biológica, personal, relaciónale, institucional, cultural y global de la vida. Se encarga de estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas. La psicología positiva incluye también virtudes cívicas e institucionales que guían a los individuos a tomar responsabilidades sobre su comunidad y promueve características que mejoran la convivencia en grupo.


Está científicamente probado que el desarrollo de emociones positivas favorece nuestra salud, crecimiento personal y bienestar. Una actitud positiva aumenta nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales, de esa forma podemos responder de la mejor manera cuando se presentan situaciones difíciles o inesperadas.


Una persona que tiene desarrollada una actitud positiva logra ser más resiliente y promueve a través de las emociones positivas la capacidad de afrontar, de forma autónoma y efectiva, situaciones que provocan estrés o cualquier daño emocional o psicológico.


Tradicionalmente, la psicología clínica ha dedicado mucho esfuerzo a estudiar las conductas negativas y patológicas del ser humano, como lo son la ansiedad, el estrés, la depresión, etc. mientras que, el objetivo de la Psicología Positiva no es aliviar el malestar de quienes sufren psíquicamente, sino enfocarse en el estudio de los aspectos positivos de las personas, para ayudar a que todos los que se sienten bien, se sientan aún mejor.


La psicología positiva fue definida por Seligman en 1999, creía que la terapia debía ocuparse tanto de las capacidades como de las carencias, e interesarse tanto por construir lo mejor de la vida como por reparar lo peor. Opinaba que su objetivo no era aliviar o eliminar lo que nos hace infelices, sino fomentar lo que puede hacernos felices.


Emociones Positivas

Uno de los principales aportes de la psicología positiva ha sido establecer que el sentimiento de felicidad o bienestar duradero es bastante estable en las personas, y que está compuesto por un puntaje fijo, probablemente hereditario, que es relativamente independiente del ambiente en el que se vive, se puede modificar pos circunstancias específicas, pero luego de unos meses vuelve a su “nivel base”. Así, el temperamento es uno de los predictores más importantes de los niveles de experiencias positivas que una persona sentirá.


Lykken, en el año 2000, sugirió que los individuos pueden fortalecer intencionalmente su capacidad para experimentar y maximizar emociones positivas, lo que, se ha demostrado, mejora la salud física, emocional y social. Así mismo, existen ciertas variables como la percepción de un matrimonio exitoso y la religiosidad que se han relacionado, aunque de manera modesta, con la experiencia positiva y la buena salud.


Para Seligman, las emociones positivas pueden centrarse en el futuro, presente o pasado. Respecto al futuro, están el optimismo, la esperanza, la fe y la confianza; las relacionadas con el presente son la alegría, la tranquilidad, el entusiasmo, la euforia, el placer y la más importante el llamado “flow” o “experiencia óptima”, que incluye felicidad, competencia percibida e interés por la actividad realizada.


Sobre el pasado, las emociones positivas incluyen la satisfacción, la complacencia, la realización personal, el orgullo y la serenidad. Estos tres aspectos emocionales son distintos y no se hallan necesariamente relacionados.


Campo de Aplicación

Dado que el propósito de la psicología positiva ha sido contribuir al estudio de las condiciones y procesos relacionados con el desarrollo óptimo de las personas, grupos e instituciones, sus aportes han tenido impacto en distintos campos de intervención de la psicología, principalmente en las áreas clínicas, de la salud y educativa.


En el nivel clínico, campo en el que yo ejerzo como psicóloga, uno de los objetivos de la psicología positiva es cambiar el marco de intervención hacia el desarrollo de estrategias terapéuticas que favorezcan la experiencia emocional positiva, lo cual está orientado hacia la prevención y tratamiento de los problemas relacionados con la presencia de emociones negativas como la ansiedad, la depresión, la agresión y el estrés entre otros.


El objeto concreto de la psicología positiva en el ámbito clínico y de la salud, es estudiar las fortalezas y las virtudes humanas, así como los efectos que éstas tienen sobre los individuos y la sociedad. Seligman considera que este tipo de aproximaciones constituye también una valiosa estrategia para la prevención, en cuanto actúan como barrera contra los trastornos psicológicos y pueden contribuir de manera importante con la capacidad de recuperación.


EL FLOW

Uno de los conceptos fundamentales de la psicología positiva es la teoría del “Flow” o Fluir. Las personas que tienen la capacidad de fluir o entregarse por completo cuando realizan una actividad, sienten serenidad y claridad interior y no son conscientes del tiempo, disfrutan plenamente de la actividad y se sienten, sin más, feliz y ajeno a otras preocupaciones diarias.


Normalmente se produce cuando se alcanza el equilibrio entre las dificultades que representa la tarea y las habilidades con las que contamos como individuos para resolverla, si no se tienen las habilidades necesarias generará ansiedad y si la actividad es fácil, genera aburrimiento o apatía.

La psicología positiva es una rama muy reciente, pero que nos permite acercarnos como personas a un nivel mejor de bienestar y lo más importante, llevar una vida más feliz y satisfactoria. Aunque com concepto es bastante moderno, la psicología positiva se ha venido aplicando desde épocas milenarias.


Tú puedes realizar actividades como la meditación o el mindfulness, para reforzar y cultivar emociones y actitudes que promuevan y ayuden a llevar una vida más plena y feliz, así como para sortear cualquier problema o dificultad por la que estes pasando.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo